Los artistas de Nueva York de los años 50, buscando una opción barata de alojamiento y espacio creativo, empezaron a vivir en zonas industriales, naves y almacenes.

Eran espacios abiertos sin separaciones: grandes ventanales, montacargas y persianas… Era una buena opción para poder compatibilizar su profesión artística con su vivienda. Los espacios eran grandes y diáfanos y daban un amplio abanico de posibilidades en su distribución, marcada básicamente por el mobiliario que definía los ambientes. Así nacieron los Lofts.

Con el estilo industrial se quiere captar la esencia de ese espíritu en esa época. ¡Con algunos consejos podrás dar a tu casa ese aire que respiraban entonces!

 

Vía Trendir.com
1. Analiza la cantidad de espacio.

Dependiendo de los metros cuadrados de los que dispongas, te toca idear la distribución. Necesitas espacio libre; sintetiza los elementos a disponer basándote en tus necesidades básicas. Graba en tu mente la frase: “Menos es más” y, con esto, empieza a colocar en tu casa solo las cosas que necesites por su función. Necesitas dar la sensación de que el espacio es grande. Trata de que la circulación alrededor del mobiliario sea cómoda y amplia.

No olvides que si la altura del techo es generosa, te permitirá añadir espacios a tu distribución; mobiliario alto, altillos…

2. Separa ambientes.

Piensa en los espacios que necesites y utiliza la disposición del mobiliario para diferenciarlos. También puedes usar estanterías, biombos, cortinas, cambios de pavimento, alfombras… Todo depende de qué tipo de separación necesites. Con estos detalles puedes conseguir una distribución bien resuelta.

Vía for-interieur.fr
3. Desnuda los acabados.

Los espacios industriales satisfacían unas características técnicas sin pensar en embellecer. Las vigas de hierro y las instalaciones quedan a la vista. Cualquier detalle a cubrir es un coste innecesario. ¡Descúbrelo todo! Y juega con ello. Los puedes hacer destacar pintándolos o puliendo para que se vea bien el metal… Paredes de ladrillo visto… ¡Todo vale!

Vía Vitra.com
4. Materiales.

Normalmente el mobiliario para industria suele ser robusto y fuerte. En el diseño prima la practicidad y la utilidad.  La idea es captar esa estética y trasladarla al espacio que deseas decorar. Si encuentras mobiliario de segunda mano o antiguo, aunque esté magullado o desgastado, también ayudará a tu enfatizar tu estética industrial.  Utiliza metal y madera en todo lo que puedas. Di sí a la tornillería y no al ornamento sin utilidad.

 

Vía blog-deco-maison.com
5. Colores.

En el juego de los colores hay muchas posibilidades. Desde el uso del color de seguridad que emplean las fábricas hoy en día, rojo, amarillo, gris y azul… Pasando por utilizar los materiales en su color natural, sin pintar. O a emplear mobiliario antiguo con el desgaste de pintura provocado por el paso del tiempo… ¡Decide qué estética prefieres y te diré que color necesitas!

 

Vía FresHome.com

Propuestas de parquet para tu diseño industrial

Sintéticos

QUICK STEP

ULW1541 – CASTAÑO NATURAL MEJORADO

QUICK STEP

LPU1622 – ROBLE DOMINICANO NATURAL

HARO

ROBLE ITÁLICA AHUMADO

Madera natural

KÄHARS

DA CAPO – UNICO

KÄHARS

DA CAPO – MAGGIORE

KÄHARS

HABITAT – OAK WILDS

Crédito de las imágenes: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6

Si te gusta, comparte
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR
Aviso de cookies