La palabra “vintage” ya nos traslada hacia el pasado, pero no concreta ninguna época; simplemente se refiere a cualquier década del siglo XX.

Este estilo decorativo nos transmite ese calor de hogar de casa vivida que tanto nos gusta percibir cuando llegamos a nuestro refugio.

A continuación, te damos algunos puntos a seguir para poder transformar cualquier espacio en estilo vintage.

¡Recolectar será tu primer objetivo!

Si queremos decorar siguiendo este estilo, tenemos que empezar a buscar todo tipo de objetos decorativos que tengan más de 20 o 30 años de antigüedad. Da vueltas por tiendas de segunda mano o “flea markets”. Ofrece a los ancianos de tu barrio ordenar sus azoteas a cambio de algún “tesoro” que no utilicen.

Al final la decoración vintage se vuelve un estilo de vida y acabamos estando siempre despiertos para cazar esos tesoros que van a combinar en nuestra casa. Los productos de antes se construían de manera que tuvieran una vida más larga y, gracias a esto, hoy en día podemos todavía disfrutar de ellos.

Utiliza colores.

En cuestión de colores hay mucha libertad: podemos utilizar tonos desgastados, colores vivos, tonos pastel… Estos últimos, muy típicos en este estilo decorativo. Se pueden aplicar tanto en paredes como en mobiliario o elementos decorativos, textiles…

Recuerda el desgaste por el tiempo.

Hay una tendencia a decorar con paredes en aparente mal estado o imitando el desgaste provocado por el paso del tiempo, utilizando diferentes técnicas en cuanto a pinturas o irregularidades.

Para transmitir esta conexión con lo antiguo, los elementos de mobiliario también pueden ser recuperados, para que se pueda apreciar en ellos magulladuras o desgaste de pintura. Hay muchas tiendas que venden mobiliario nuevo al que expresamente aplican estos efectos con la intención de envejecerlos. Técnicas como el decapé en los muebles son muy utilizadas.

Si quieres dar un aire vintage a tu casa, aplica un poco de pintura mate en colores pastel o blanco de manera irregular a tus muebles de madera y acertarás fácilmente.

Materiales a usar:

Textiles: estampados, con mucho cuerpo y texturas diferentes. Estampados florales o geométricos. En tonalidades marrones, pastel o colores vivos.

Madera: en mobiliario y pavimentos, transmitiendo este paso del tiempo con ralladuras, magulladuras, desgaste…

Metal: un material que a principios de siglo XX se utilizaba en muchos elementos como mobiliario, lámparas y electrodomésticos.

 

Llena los espacios de referencias que conecten con el pasado

Cuelga publicidad de productos antiguos o carteles de películas de otra época. Usa vinilos, máquinas de escribir y otros elementos que resulten actualmente obsoletos. ¡Es una buena manera de complementar el diseño de tu casa vintage!

 

Propuestas de parquet que encajarían en este estilo:

Suelos laminados

Madera natural

Si te gusta, comparte
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR
Aviso de cookies